LUN
14 ENE
2013
12:29H

Las bibliotecas exigen dinero para novedades

De “escandaloso” calificaba el escritor Javier Marías el hecho de que el presupuesto que el Estado destinará este 2013 a las bibliotecas públicas será de cero euros. Porque, cuando la inversión en la adquisición de nuevos fondos (libros, películas, audios) es nula, estos espacios para el acceso a la cultura pierden atractivo al no contar con novedades, las cuales, en buena parte por su promoción, tienen una especial capacidad para llamar la atención de los usuarios muy a pesar de que leer a Kafka, Joyce o Borges pueda ser más nutritivo que adentrarse en las páginas del nuevo Premio Planeta o el best-seller de María Dueñas. Y hasta pueden ser lecturas complementarias.

Imagen tomada de eldiadigital.es

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, apuntaba recientemente que las bibliotecas cuentan con fondos “suficientes”, según sus cálculos unos 226 millones de libros, pero admitía que “faltarán las novedades”, y, se quiera o no, una estantería con, por ejemplo, buena parte de la prolífica obra de Javier Marías en la que falte 'Los enamoramientos', el libro por el que el Ministerio de Wert quiso concederle el Premio Nacional de Narrativa que Marías rechazó, es una estantería incompleta.

“Una librería sin novedades, en la que cada mes estuvieran los mismos libros, no sería atractiva, y una biblioteca tiene que parecerse lo más posible a una librería. Hay que leer lo viejo, porque todos tenemos lagunas, pero es imprescindible ofrecer también lo último, tanto libros de autores exigentes como Umberto Eco como otros a lo mejor sin gran calidad literaria pero muy atractivos por su apoyo publicitario para un tipo de usuario que de lo contrario no entraría en las bibliotecas. Se nota que el ministro Wert no es usuario de biblioteca”, señala Blanca Calvo, directora de la biblioteca de Guadalajara, que, pese al mal momento presupuestario que atraviesa, cuenta con 32.813 usuarios, lo que supone aproximadamente el 41por ciento de la población de la capital alcarreña.

El problema está en que el dinero del que disponen ahora mismo las bibliotecas públicas no permite hacerse con novedades, o las posibilidades que brinda para ello son mínimas.
“En nuestro caso, de los 150.000 euros que por ejemplo tuvimos en el año 2007, gracias a lo cual entraba todo lo mejor del año, tanto en libros como en publicaciones periódicas, el año pasado apenas tuvimos una partida de 50.000 euros, y para este 2013 intuimos que vamos a tener cero euros de presupuesto, que solo vamos a disponer de 4.000 euros para suscripciones a revistas y periódicos”.

Contenido reciente

Fecha de modificación: 6 horas 6 mins
Fecha de modificación: 6 horas 16 mins
Fecha de modificación: 6 horas 23 mins
Fecha de modificación: 6 horas 30 mins
Fecha de modificación: 6 horas 38 mins
Fecha de modificación: 7 horas 25 mins
Fecha de modificación: 7 horas 30 mins
Fecha de modificación: 7 horas 42 mins